miércoles, 31 de agosto de 2016

Desahogo




Es bueno llorar de vez en cuando,
sólo así la tristeza puede cambiar de color,
volverse transparente
y dejar de lado las ropas negras
que ha vestido toda su existencia.

Es bueno llorar de vez en cuando,
para que los malos recuerdos empaquen maletas
y se rompan la vida
al caer al suelo en forma de lágrimas.

Es bueno llorar de vez en cuando,
para que la frustración y los miedos,
salgan despavoridos por la ventana de los ojos.

Es bueno llorar de vez en cuando,
para después levantarse
y secarse las mejillas inundadas de sal y agua,
de restos mortales de sueños rotos,
de fantasías oxidadas e inalcanzables.

Al fin y al cabo, 
llorar es un acto de valentía que riega el alma
y permite el retoño de coloridos amaneceres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario