domingo, 17 de diciembre de 2017

Sueños que no son contigo




Desperté con tu imagen fija adherida a mi retina,
con tu sombra bien pegada en lo que ahora serían las hilachas de mi piel,
con el olor de tus ojos queriendo remendar los jirones manchados en que consiste mi vida.
Creo que anoche te soñé.
Otro sueño más acerca de ti,
otro sueño más que se acumula en aquella pila de sueños,
en aquel montoncito de sueños cuya locación específica había dejado enterrada en la gaveta del olvido.
Te soñé bella como siempre lo hago,
te soñé brillante entre todas las mujeres, que con carmín en los labios, tejen las calles que acostumbro visitar.
Te soñé amándome,
te soñé envuelta entre un nido frondoso de cabellos negros.
Te soñé vertiendo tus manos entre mis costillas rotas.
Te soñé rescatándome de los sabores amargos que me quieren corromper.
Te soñé riendo con una risa que reunía todas las risas bonitas del mundo:
con tu risa de arrugas en las costas de la nariz y ojos cerrados.
Te soñé con pétalos rojos recubriendo tus pómulos.
Te soñé con un amanecer y un atardecer, brotando juntos de los adentros de tu vientre.
Te soñé amarilla,
te soñé con tonos violetas jugueteando entre tus muslos.
Te soñé cantando para mí.
Te soñé percutiendo en tus propias pestañas, la melodía que te define y que me enamora.
Te soñé con tus besos regándose sin contención alguna en mi plexo solar.
Te soñé todopoderosa y profana.
Te soñé como una amalgama preciosa de lo que fuiste y de lo que eres, de lo que serás.
Te soñé revelándome los negativos y positivos de tu vida, aquellos que no alcancé a tocar ni predecir.
Te soñé pidiendo posada en mi boca.
También te soñé de un color azul que se escapa de toda realidad.
Te soñé desgranando trozos de luna sobre mis párpados.
Te soñé destilando salvación.
Te soñé siendo Arco del Triunfo.
Te soñé encarnada en la Montaña de los Siete Colores.
Te soñé sembrando y cosechando lo que nadie pudo en mí.
Te soñé conjugando tu desnudez con las aguas del mar.
Te soñé siendo todas las ciudades que quiero visitar.
Te soñé alfabetizando mi ignorancia de tu cuerpo.
Te soñé infinita y mía.
Te soñé soñando conmigo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario